Asesor de comunicación directiva

(Digital y presencial)

1. Comunicación en situaciones de crisis

  • Análisis previo: la escucha preventiva alerta de crisis previsibles.
  • Gestión in situ y en directo: ERE, despido, accidente, escándalo…
  • Aprendizaje posterior: bien gestionada, una crisis ayuda a crecer.

2. Comunicación interna

  • Escucha inteligente y detección/gestión de rumores.
  • Sinergia con RRHH y otros departamentos para compartir información relevante para las personas.
  • Capitalizar quejas/talento y cultivar la confianza.

3. Comunicación para directivos

  • Hablar en público y comparecer ante los medios.
  • Redacción de discursos, informes y artículos.
  • Gestión de la reputación personal y corporativa

Honestidad y discreción son claves profesionales básicas, también al asesorar a altos directivos. Con frecuencia se tratan asuntos delicados que me llevan a decir cosas que no siempre gustan, pero se necesita escuchar. Fernando requería mi opinión crítica sobre sus discursos después de los aplausos y felicitaciones de los incondicionales. Una vez me invitó a hablar ante sus directivos financieros y me presentó, entre otras cosas, como mosca c*. Sí, soy crítico, profesional y positivo.

A través de una comunicación auténtica y sincera podemos extraer lo mejor de nosotros mismos y de los equipos que lideramos. Voy a la raíz, la causa y el corazón de temas y situaciones, sin distraerme con las ramas, los síntomas y el maquillaje. Todo importa, pero no con la misma importancia. Hablar bien, tener buena imagen, ofrecer apps, influir en redes sociales, subir al 4.0, al 5.0… Considero todas esas acciones necesarias, pero secundarias y suelo recomendar para ello a excelentes profesionales y agencias.

El director general de una empresa tecnológica quería fortalecer la comunicación interna. Trabajamos juntos en el diseño intelectual, el estilo, la formación y el asesoramiento al equipo directivo. Para la ejecución de una encuesta, el diseño del boletín interno, la unificación gráfica de las comunicaciones… contrató a una agencia de comunicación interna.

La mejor comunicación no arregla una mala dirección, pero una mala comunicación arruina la mejor gestión. La base es hacer bien (profesionalidad) algo bueno (servicio, producto). La altura viene después: conseguir una percepción excelente de lo que ya es excelente. Por eso invito a no decir que “las personas son lo más importante”, sino a ser y comportarse de tal manera que las personas perciban que se les trata así.

Procuro escuchar y observar al máximo para comprender y, después, hacer entender la realidad que, por ser compleja, requiere poco y foco. Rara vez propongo análisis y acciones en más de un folio.

Asesoré al consejo directivo de una institución con motivo de una crisis reputacional. Casi todos ellos, llevados por el lógico enfado, apostaban por judicializar el asunto, en el que se sentían víctima y sin culpa alguna. Desaconsejé inicial y finalmente esa estrategia. Durante meses escuché y observé, no solo a ese consejo directivo. Al final resultó que la acusación, como suele ocurrir, tenía algo de verdad y el origen venía de atrás, agravada por una deficiente comunicación interna. Conseguimos encauzar, sin tribunales, esa crisis. Un miembro de aquel consejo, que entonces se opuso a mi enfoque, dos años después y como director general de un grupo industrial, me llamó en busca de asesoramiento en comunicación interna para su empresa.

Para cualquier consulta, puedes enviar un correo

Ir arriba